Kazu y Fumika (Cáceres)

Kazu y Fumika sentados en un banco charlan tranquilamente al calor del solillo que calienta esa tarde la Plaza Mayor de Cáceres. Me acerco y hablamos unos minutos en inglés, entonces Kazu me aclara que saben “un poquito” de español. En ese momento llega Miyuki y le preguntan si habla japonés, ¡un lío lingüístico!

Kazu es ingeniero informático y nos cuenta que su profesión es muy estresante por lo que trabaja sólo 7 meses al año. En ese tiempo ahorra lo que puede y parte para viajar tranquilamente los otros 5 meses gastando poco. Le encanta conocer como son otras culturas, otros pueblos, hablar con la gente.

Nos cuenta que él no es el japonés típico, en Japón por lo general sólo se tiene una semana de vacaciones al año, por eso cuando viajan, los japoneses lo hacen en grupo teniéndolo todo muy organizado, aprovechando cada minuto.

Fumika es estudiante y está aprendiendo castellano en Japón. Ha venido a pasar un mes en Sevilla para perfeccionar el idioma. Los fines de semana aprovecha para conocer otros lugares de España. Este es su primer viaje fuera de Japón.

Deliciosamente educados y respetuosos, nos cuentan que se acaban de conocer en el autobús que les traía desde Sevilla a Cáceres.