Davi Kopenawa, líder yanomami


Boa Vista, 20 de noviembre de 2007.

Davi Kopenawa Yanomami es sin duda uno de los líderes indígenas más conocidos y reconocidos en el mundo.

Acaba de regresar a Brasil junto con su hijo Dario de un viaje por Gran Bretaña y Alemania, invitados por la organización de defensa de los pueblos indígenas Survival Internacional. En Londres se ha reunido con el Primer Ministro Gordon Brown y ha hablado ante la Cámara de los Comunes.

Lo encontramos en la ciudad de Boa Vista, la capital del estado brasileño de Roraima, más concretamente en la sede de Hutukura, la organización indígena de la cual es presidente y que fue creada por los propios yanomami para defender su cultura.

Tras avisarnos de que aunque su portugués no es fluente es suficiente para comunicarnos, inicia una conversación en la que nos habla con sencillez pero con la rotundidad de quien tiene las cosas claras, sin dejar margen a lo relativo: “esto es bueno y esto no lo es” nos dice con firmeza, su mensaje es muy claro: “Si el hombre blanco sigue así y no cambia, no sólo va a destruir a los yanomami sino a todo el planeta”.

ENTREVISTA A DAVI KOPENAWA YANOMAMI

“Indios y blancos hablamos lenguas diferentes, vivimos lejos unos de otros y no nos conocemos. Mi pueblo no conoce a los blancos que viven en la ciudad y los blancos no conocen a los indios que viven en la selva. Somos pocos los que hablamos portugués, y estamos aquí para defender la selva y nuestros derechos.

Por eso quiero explicar a los blancos como es el pueblo yanomami.

El pueblo yanomami no vino a vivir a Brasil, nacimos aquí, en la selva, mi pueblo es antiguo, somos hijos de Omama, el creador.

En la floresta cada pueblo tiene su espacio, no vivimos amontonados como los blancos, vivimos distribuidos por la selva, nuestra cultura y costumbres nos dicen que es mejor vivir así, alejados unos de otros.

Mi casa no es como estas casas de la ciudad, mi casa es la maloca, redonda como el planeta, en ella vivimos toda la comunidad. Nunca faltó nada para los yanomami, siempre hubo comida, siempre trabajamos, pero no para vender, para comer, nosotros trabajamos para alimentar a nuestra comunidad, plantamos plátano, macaxeira, caña de azúcar, papaya,... para alimentar a los yanomami, nadie vende.

La selva es nuestra ciudad, no necesitamos de vuestra ciudad, pero si necesitamos de la selva, es la que nos da vida, alegría, salud, alimento,... todo.

No tenemos médicos, cada comunidad tiene su payé, el curandero, un médico indígena que utiliza la naturaleza para curar, él llama a los espíritus de la selva. También yo soy payé, aprendí con mi gran payé, aprendí con él.

En las aldeas somos libres, cazamos, llamamos a los amigos, nos reunimos, hacemos fiesta, en las aldeas la vida es muy buena.

Así vivió y sigue viviendo mi pueblo.

Pero llegó el blanco y trajo problemas, llegaron los políticos provocando, robando la tierra, destruyendo la naturaleza, llevando enfermedades para las comunidades.

Hoy estamos preocupados porque el gobierno está acercándose cada vez más, los latifundistas están entrando cada vez más, están abriendo carreteras para que circulen coches, camiones, ómnibus,... Eso es costumbre de los blancos pero no de los indios.

El blanco llega porque ya destruyó sus tierras y su floresta. Hizo agujeros buscando riquezas, combustibles,... lo ensucia todo y cuando llueve toda la suciedad va al mar, el mar se ensucia y se enferma también. Esa idea de los blancos, esa costumbre de los blancos, es por causa de eso que todos estamos sufriendo, todos, no sólo los indígenas, los propios blancos también. El blanco capitalista tiene empresa grande, tiene casa con piscina, coche,... tiene todo, pero el blanco pobre que no tiene casa, no tiene comida, no tiene donde plantar,... no tiene nada.

Los yanomami podemos ayudar al mundo del blanco pero no nos quiere oír. Nosotros decimos a los políticos blancos: “hombre blanco es muy inteligente pero no consigue cuidar de la naturaleza, no consigue ver lejos, no consigue descubrir lo que está pasando a su alrededor, en la tierra sólo ve el brillo de las piedras preciosas,..”, pero no busca una manera de que todos vivan bien, no busca un futuro mejor para todos, sólo piensa en el dinero, en talar la selva y vender la madera.

Para nosotros, indígenas, la tierra es nuestro padre y madre, ella nos cuida, nos da comida, deja crecer las plantas que sembramos, por ella corren los ríos, la lluvia que lava y refresca,...

Los pueblos indígenas nunca destruimos la naturaleza, nuestros padres tuvieron mucha sabiduría y no dejaron que fuera destruida. Quien la creó nos dio ordenes: “vosotros sois pueblos indígenas, no podéis destruir la gran selva, si la destruís el calor del sol os quemará, os quedaréis enfermos, acabará el agua, las plantas morirán”, así la naturaleza nos explicó que teníamos que cuidarla y no dejar que fuera destruida.

La naturaleza también habló con el blanco, “hombre blanco, ten cuidado con la floresta, úsala con mucho cuidado, ella tiene vida”, pero el blanco no escucha.

El gobierno sólo consigue oír a otros gobiernos, no cree en lo que hablamos nosotros, dice a los indígenas: “mira indio, vosotros no tenéis derecho a vivir en estas tierras, la selva no es vuestra”. El gobierno nos quiere prestar la floresta, pero la floresta es nuestra propia tierra donde vivimos, no es algo que nos puede prestar. Nosotros vamos a seguir viviendo y muriendo en ella, vamos a mantener la floresta para el futuro.

De los políticos blancos aprendí que son fuertes pero los indígenas también tenemos que serlo, no podemos permitir que nos engañen, que nos manipulen, tenemos que ser inteligentes. El blanco muchas veces dice que los indígenas somos perezosos, que no sabemos nada, que no pensamos, pero el indígena sabe todo de una manera diferente, nuestra sabiduría es diferente de la del blanco. Quienes hablan contra los indígenas es gente que no tiene respeto, nuestros padres nos enseñaron a respetar pero el blanco está siempre intentando crear enemigos, no respeta.

Estamos aprendiendo, no luchamos en solitario, vosotros también podéis aprender y luchar para no dejar que la tierra sea destruida por el gobierno, por los latifundistas, por los garimpeiros (buscadores de oro y diamantes),.... Eso ya ocurrió en otros lugares, me quedo muy enfadado con los blancos que maltrataron a los hermanos indígenas de Estados Unidos. Primero mataron allí y ahora está ocurriendo aquí.

Me gustaría que vosotros nos miraseis y hablaseis fuera que también somos personas, somos gente, indio no es salvaje, indio no es animal, somos personas, tenemos familia, tenemos hijos, tenemos vida y pensamientos, somos los indígenas quienes protegemos los bosques, si acaban con los indios también acabarán con las florestas, por eso vosotros también debéis estar atentos, vuestros parientes, vuestros amigos,... La selva amazónica es importante para nosotros pero también para vosotros, para el futuro de todos, es el pulmón del planeta.

Los indios estamos necesitando de ayuda, ayuda política para presionar al gobierno brasileño porque hacen proyectos peligrosos que no son buenos para los indígenas, traen a nuestras tierras ganaderos y compañías mineras, vi en el pasado a las compañías mineras hacer grandes agujeros en la tierra, siempre destruyendo y eso no queremos más.

También estamos necesitando de ayuda para mantener la cultura. Los yanomami hablan su idioma, viven en malocas, utilizan pinturas,... Muchos parientes (otros pueblos indígenas) ya perdieron el idioma, quieren imitar al blanco vistiéndose como él, viviendo en casas, tomando café con leche y azúcar, tomando cerveza,... perdieron su cultura y la sustituyeran por la del blanco. Cuando se pierde la cultura no hay retorno, es como un árbol cortado por la raíz. Por eso creamos Hutukara, la asociación que defiende la cultura yanomami, y estamos buscando organizaciones y personas que puedan ayudarnos económicamente para llevar adelante esta tarea y para fortalecer el movimiento indígena.

MENSAJE DE DAVI KOPENAWA

Para los niños, no tan niños, los jóvenes de 10, 11, 12, 13,14 años, que aprendan con los indios. Esos jóvenes que estudian en la escuela, los que estudian para ser diputado, otros que estudian para ser presidente, medico,... otros que estudian para ser amigos de la tierra, amigos de los indios también.

Me gustaría que aprendieran a respetar con nosotros, con la foresta y todo lo que existe. Eso es bueno para conocer indio y blanco, para ser amigo, no necesitamos ser enemigos todo el tiempo.

Hoy en día nosotros indios necesitamos hacer amistad, no hace falta continuar usando la costumbre del padre, eso ya es viejo, pensamiento nuevo es hacer amistad para conocer el indio, para ser amigo, ser amigo para luchar juntos para defender nuestro país, para defender nuestro lugar. Porque hay muchos enemigos que son fuertes, enemigos son los políticos que nos están empujando para un agujero.

Entonces estoy enviando este mensaje para las mozas, los mozos, para todos, eso es importante, para amigo, yo no quiero ser enemigo de nadie, soy enemigo de las enfermedades, de los políticos, soy realmente contra la minería, el latifundista, el pescador, las grandes minerías, soy contra mismo, no me gustan porque nunca vi en mi vida minería estropeando mi tierra y no quiero.

Mi mensaje es que ellos piensen y presionen nuestro gobierno brasileño para que respete el pueblo indígena, la foresta, la naturaleza,... el medio ambiente. Este es mi mensaje para el pueblo de la ciudad.


Reportajes relacionados:

Sonido mensaje de David Kopenawa Yanomami a otros pueblos.

Entrevista a P. Laurindo y los yanomamis.


Links de interés :
Survival (www.survival.es)
CCPY y Hutukara (www.proyanomami.org.br)



Recibe nuestro boletín mensual.
Email: