Las bicicletas locas de Arcelino


Belém, 29 de julio de 2007.

Cuando nos acercábamos a la desembocadura del Amazonas recibimos un email de Pedro Zohrer, amigo y constructor del Beagle, nuestro tandem reclinado, diciéndonos que cuando llegásemos a Belém no dejásemos de conocer a Arcelino, un amigo suyo con un hobby muy particular, construir bicicletas extrañas. Le conocimos, nos hicimos buenos amigos y durante nuestra estancia en la ciudad tuvimos la suerte de disfrutar de su compañía y la de su familia, Sandra, Antonio, Breno, Juninho,… Pues si, además de excelente conversador y escritor, Arcelino pasa parte de su tiempo libre diseñando y fabricando divertidos velocípedos de una, dos, o más ruedas. Veamos algunos de ellos.

Tritandem, tandem para tres personas. Paseamos varias veces en esta robusta bicicleta por las calles de Belém. Responde muy bien y sobre todo es divertida, llama mucho la atención.

La “Hexagerada". Arcelino la construyo poco antes de que se celebrasen los últimos mundiales de fútbol y le puso el nombre haciendo un juego de palabras con su longitud y el “hexacampeonato”, el sexto mundial que los brasileños/as esperaban conseguir.

Otro ángulo de la “Hexagerada". Es un diseño original pero no muy práctica, conducirla se hace difícil por la “exagerada” distancia de la rueda delantera.

El sistema que permite alejar la dirección es muy sencillo, una cadena y dos piñones.

Ésta si funciona bien, una reclinada “under control”, se conduce desde debajo del asiento.

El manillar bajo el asiento está conectado a la rueda delantera por la varilla que se ve detrás de la bicicleta. Al comienzo la conducción es difícil pero cuando le coges el truco es muy cómoda y rápida. Pedaleé bastante con ella en ciudad, especialmente de noche, cuando había menos tráfico, divertida.

Con ésta se ve el mundo desde arriba. Es muy divertida y llama mucho la atención. No es difícil de conducir, lo más complicado es subir y bajar. Para comenzar se coloca el pie derecho en el pedal derecho y se sale como si fuese un skate, después se sube el resto del cuerpo. Para bajar es lo opuesto, se saca el cuerpo por un lado y se frena después.

El sistema para subir la altura de los pedales es así de sencillo.

Un triciclo con un sistema de dirección original.

Vas agarrado a los mandos que están fijos. Para conducirlo giras el cuerpo a derecha o izquierda.

En esta imagen se ve bien el movimiento que permite girar el velocípedo.

Este otro triciclo, además de poder doblar el cuadro, tiene un sistema de giro especial.

El eje funciona como el diferencial de un coche, permite que cada rueda pueda ir a una velocidad distinta y hacer los giros en un menor espacio.

La más loca, hay dos puntos de movimiento libre, la dirección y el cuadro bajo el sillín, por lo que se descontrola totalmente. Aunque parece complicada se puede andar en ella en poco tiempo. Es muy divertida.

Más difícil es hacer lo que muestra Juninho, llevarla pedaleando por delante del eje. El hijo de Arcelino es el piloto de pruebas de los prototipos del padre.

Hemos visto bicicletas doblables, altas, alargadas,… ésta es enana. No fue fabricada por Arcelino sino que la compró y le hizo algunas modificaciones. Aunque no es demasiado cómoda sirve para dar un paseo. Arcelino suele ir a comprar el pan en ella.

Vera se atreve a probarla.

Sólo rueda, pedales y asiento, la más simple es la más difícil de utilizar.

De nuevo Juninho nos muestra sus habilidades ciclístico-circenses.

Dedicamos este artículo a la familia Riveiro, buenos amigos dejados en Belém. Foto tomada en la despedida poco antes de subir al barco para Manaus.



Recibe nuestro boletín mensual.
Email: