Escuela Plural


Luisa:

El proyecto “Escuela Plural” surge en el año 2000 con educadores y educadoras que trabajan con historia y cultura africana y afro-brasileña dentro de una perspectiva pedagógica que utiliza una metodología específica nuestra. Esa metodología garantiza que estos/as educadores/as puedan reconocerse como personas con identidad y ancestralidad, por eso tenemos tres ejes pedagógicos: ancestralidad, identidad y resistencia. A medida que hombres y mujeres empiezan a entender su historia, su cultura, quien fue su pueblo, sus luchas y resistencias, ellos y ellas construyen su identidad y perciben que eso es importante en el proceso educativo.
El proyecto empieza porque CEAFRO tenía una línea de trabajo de profesionalización de juventud que conseguía fortalecerla, hacer que confiase en si misma, que luchase en busca de políticas publicas, pero al llegar a la escuela los educadores y educadoras no entendían ese movimiento de los/as jóvenes y no les apoyaban. Entonces el proyecto Escuela Plural surgió para atender esa demanda, para que los/as educadores/as percibiesen que los/as niños/as que están dentro de una comunidad histórica, en una comunidad que preserva su ancestralidad africana, no pueden seguir un patrón europeo en la escuela, una historia que no les dignifica y que no habla de su pueblo. Somos una ciudad de mayoría negra donde en muchas comunidades existen terreros (grupo que practican la religión candomblé) y las "madres de santo" educan a los niños/as pero cuando llegan a la escuela encuentran un conflicto porque la escuela no tiene en cuenta ese molde educacional, es una de las causas del fracaso escolar de nuestros/as niños/as porque el aprendizaje no les es significativo.

Desde el año pasado hemos hecho un trabajo muy importante para aplicar la ley 10639* en la red escolar municipal. Trabajamos con gestores y gestoras, este año empezamos el trabajo con la comunidad de Maragogipe, una ciudad cercana a Salvador donde yo diría que el 100% de la población es negra, y con otras muchas comunidades derivadas de quilombos, y percibimos que esos aspectos que evidenciamos aquí, en Salvador, en cuanto al conflicto con la cuestión de valoración y preservación de la cultura, del curriculum escolar, también existían allí.

Yo considero muy importante hacer percibir al educador/a que estas cuestiones existen y que ellas y ellos mismos son fruto de esa discriminación, por eso muchas veces no la perciben. El hecho de no percibirlo no lo prioriza como algo significante para el proceso de construcción del conocimiento, además, esos aspectos de la discriminación necesitan ser visibilizados en otros segmentos, es lo que llamamos "interseccionalidad", que es percibir las dimensiones del preconcepto en varios segmentos como raza, genero, deficiencia, territorialidad,... percibir eso en la dimensión socio-histórico-político-cultural como un todo.

*La ley 10369 son las directrices curriculares municipales, fueron escritas por educadores y educadoras del CEAFRO. Es una ley obligatoria que altera la de "Directrices y Bases de la Educación Nacional" ya que incluye los estudios africanos y afro-brasileños desde la Educación Básica hasta el nivel superior. Habla de la lucha de los movimientos negros desde la década de los 30 con el Teatro Experimental del Negro y de varias vertientes de movimientos de lucha de resistencia negra desde entonces. En 2003 conseguimos hacer que el gobierno sancionase los estudios de historia africana y afro-brasileña alterando una ley de educación que ya existía imponiendo la obligatoriedad de estos estudios en el curriculum, vale para todas las instancias y niveles de educación.

Es evidente que cuando los alumnos y alumnas perciben que la escuela trata de aspectos que ellos/as mismos/as vivencian dentro de sus comunidades se tornan mas interesados/as en aprender cualquier otro contenido porque a medida que se ven reflejados/as, su autoestima se eleva, como la de alguien que participa del proceso. Con esta idea hemos pensado mucho en los libros didácticos que tienen que llevar la cara del niño/a, creemos que tienen que contemplar las diversas etnias. Lo que veníamos observando es que la mayoría de los libros didácticos sólo mostraban a la comunidad negra como el pueblo que fue esclavizado pero no visibilizaba sus conquistas, sus movimientos de lucha. Por ejemplo, las escuelas enseñaban siempre que quien liberto a los esclavos fue la princesa Isabel pero no se hacía la contextualización de que en aquel tiempo Brasil era el único país que vivía en aquel régimen económico, un régimen que estaba comprometiendo la economía mundial, no se hablaba de que los movimientos quilombolas en todo el país ya estaban luchando contra el gobierno de Portugal y que fueron muy significativos para que la princesa Isabel firmara ese documento, ella no lo hizo como un capricho, influenciaron otras circunstancias.

El currículum que queremos en la escuela tiene que contemplar la historia real. Cuando Cabral llegó a Brasil no descubrió nada porque la comunidad indígena ya existía aquí y fue asesinada brutalmente, sufrió un proceso de aculturación muy profundo pero que afortunadamente no fue total porque todavía existen y resisten. Recientemente hemos participado de un encuentro de educadores y educadoras indígenas donde trabajamos con 11 etnias diferentes, cada una con su modo de ser y de pensar, a las cuales la escuela siempre había tratado como si fueran un único pueblo, una única etnia.

Esos contenidos que no son tratados en la escuela es lo que la "Escuela Plural" intenta hacer, que educadores y educadoras perciban la importancia de estos detalles que parecen no ser importantes pero que lo son mucho.