KABUM – Escuela de Arte y Tecnología


Salvador, 20 de noviembre de 2006.

Nota: Cuarto de una serie de 5 artículos que iremos publicando sobre el trabajo de esta ONG de Salvador de Bahía.

Primer artículo: CIPÓ – Comunicación Interactiva

Segundo artículo: Juventud ciudadana en Fazenda Coutos

Tercer artículo: Garantizar los derechos de la Infancia y Juventud

A través de UNICEF y de la Organización No Gubernamental CIPÓ, conocimos la escuela KABUM que promueve la formación de jóvenes de familias de baja renta en lenguajes multimedia, su inserción calificada en el mundo laboral y acceso a bienes culturales.

Sandra Loureira – coordinadora pedagógica.

Kabum es uno de los proyectos de CIPO, una ONG que trabaja con educación y comunicación. Colaboran con nosotros el Instituto Telemar, la UNESCO y la Secretaria de Trabajo y Acción Social del Estado de Bahía.
Desarrollamos 4 cursos: video, fotografía, computación gráfica y diseño gráfico. Estos 4 lenguajes forman parte de un eje de trabajo asociado a otros con los que buscamos un desarrollo más integral de los alumnos/as: desarrollo social y personal, lectura y expresión, comunicación digital e historia del arte.

¿Qué alumnos/as acuden a las clases?

Pertenecen a comunidades populares de Salvador. Son 80 jóvenes, 50 vienen de la región del Suburbio Ferroviario y otros 30 del Nordeste de Amaralina, que es el barrio donde nos encontramos.

¿Qué requisitos tienen que cumplir para ingresar en Kabum? ¿Qué significa la escuela para los alumnos/as?

Tienen que tener entre 16 y 19 años y cursar entre el 7º curso de la Enseñanza Fundamental y el 3º del Curso Medio. Para ellos es una oportunidad muy importante, este proyecto es un intento de dar a los jóvenes la oportunidad de vencer obstáculos y encontrar nuevos caminos. También deseamos que sean representativos para otros jóvenes, esperamos que nuestra iniciativa pueda de alguna manera multiplicarse.

¿El hecho de que estos jóvenes provenientes de barrios populares trabajen después en los medios de comunicación puede significar mejorías para sus lugares de origen?

Sin duda, esa es la base de nuestro trabajo, que estos jóvenes con su mirada particular participen en la comunicación, la información y la construcción del conocimiento para que a través de los medios de comunicación multipliquen ideas y acciones y ayuden a modificar el entorno. Son como olas, empezamos algo pequeño que se va ampliando y de alguna forma llegará a la sociedad, difícil decir en que medida, pero es cierto que causará cambios.

KABUM NUEVOS PRODUCTORES

Ahora KABUM cuenta con un núcleo de producción que tiene como objetivo estimular y colaborar con el proceso de democratización de la comunicación ofreciendo a los jóvenes de comunidades populares que han participado en otros proyectos de CIPO, oportunidades profesionales produciendo media y entrando de forma cualificada en el mercado laboral.
Los jóvenes tendrán la oportunidad de salir de su posición de espectadores para elaborar y producir media social, comercial, educativa y artística, difundiendo la mirada de la juventud sobre los más variados asuntos. Los trabajos siempre cuentan con la coordinación de profesionales experimentados.
El núcleo también pretende vehicular los productos en TVs y radios abiertas, comunitarias y universitarias, TV por cable, editoriales, periódicos y revistas, además de identificar empresas que deseen insertar a estos jóvenes en sus áreas de actuación.

ALUMNOS Y ALUMNAS

Aprovechamos la visita para dar una proyección a y compartir con los alumnos/as de la escuela experiencias sobre nuestro viaje y la fotografía. Después conversamos con varios alumnos/as y nos hablaron de su realidad.


Fernanda, Diego y Laércio.

¿Qué significa la escuela para vosotros?

Fernanda: tengo 19 años y soy alumna de computación gráfica. La escuela Kabum para mí significa haber subido un peldaño de una escalera. Cuando me inscribí no le di mucha importancia, después me quedé sorprendida cuando supe que había pasado la selección. No conocía mucho sobre los cursos que estaban ofreciendo pero con las clases me he enganchado, me encanta dibujar, crear revistas,... quien sabe si llegaré a ser una profesional del mundo de los diseños.

Diego: Tengo 17 años y estudio diseño gráfico. La escuela Kabum para mí significa una superación, no en relación a otra persona, no quiero ser mejor que nadie, sino conmigo mismo, quiero superar mis límites, hacerlo lo mejor posible porque el mercado de trabajo está muy difícil.

Laércio: Eso me parece importante, Kabum estar incentivando a los jóvenes a buscar conocimiento y formación como base para entrar en el mercado laboral y conseguir éxito en la vida.

¿Cual es la situación del lugar donde vivís? ¿Cuales son vuestras perspectivas de futuro?

Laércio: La situación no sólo a nivel de país, sino de ciudad y de barrio es muy difícil, hay mucha gente pasándolo mal. Son demasiadas las dificultades para conseguir un trabajo y uno de los grandes problemas de la comunidad y de todo el país es la educación, que precisamente es la base para encontrarlo.

Fernanda: Si, encontramos mucha dificultad para ingresar en las universidades, el vestibular (la selectividad) es muy difícil. Ahora hay vías que nos están facilitando las cosas como los exámenes del ENEM y el PROUNI. También a veces falta interés por parte de los jóvenes que no se dan cuenta hasta que les hace falta, porque para conseguir un trabajo a menudo te piden que demuestres que has hecho las pruebas.
Mis padres sólo estudiaron los 4 primeros años de la enseñanza básica, por eso ahora hacen todo lo posible para que yo pueda estudiar y conseguir llegar más lejos, para que no me quede estancada como les pasó a ellos. Hay oferta de empleo en la que se exige como mínimo el curso superior o un curso técnico. A nosotros sacar el titulo nos cuesta mucho, tenemos que hacer un gran esfuerzo. Hay mucho abandono, en el colegio donde estudio por las tardes muchos compañeros dejan los estudios porque tienen que ponerse a trabajar, por necesidad, pero sin estudios solo consigues trabajos mal pagados y sin posibilidades de ascender.
Aqui en Kabum, es obligatorio que continuemos en la escuela mientras hacemos el curso, es un esfuerzo hacer los dos estudios al mismo tiempo pero es muy importante para nuestro futuro.

Diego: La situación económica que vivimos es realmente difícil pero también hoy hemos visto en vuestra proyección que hay otros lugares donde tienen realidades parecidas de pobreza y violencia, a veces incluso peores. Somos jóvenes y estamos madurando, en nuestros barrios vivimos situaciones duras de violencia, vemos otros jóvenes, algunos son amigos, que se están perdiendo en la droga, que andan a tiro limpio con la policía. Creo que todo lugar tiene sus problemas, su violencia, hasta porque vivimos en un sistema capitalista que facilita todo esto, es un riesgo vivir en medio a estos conflictos pero es importante que cada uno haga su parte en la comunidad. Nosotros podemos coger nuestros conocimientos y nuestras ganas y pasárselo a aquellos que también están buscando alternativas para que no caigan en el mundo de las drogas y la violencia.

Fernanda: Quería deciros que la proyección me ha encantado, os había visto en una entrevista en la tele, “la pareja que está recorriendo el mundo en bici”, y me pareció muy interesante, hasta comenté con mi madre “me gustaría saber más sobre ellos” y cuando llego hoy a la escuela encuentro esta sorpresa, ¡Que pasada!

Las imágenes que nos habéis mostrado nos refuerzan lo que también nos enseñan aquí, que hay que tener valor para luchar sin miedo a lo que venga por delante, sin desistir.
También he aprendido que existen otros lugares donde la situación también está muy difícil. Aquí reclamamos mucho pero hay lugares por ahí que están peor y donde creo que yo no podría vivir. También porque las diferencias culturales son muy grandes.

Laércio: Yo creo que también he aprendido que hay que tener valor. Si me gusta algo ¿Por qué no puedo hacerlo?

Diego: Con las imágenes que nos habéis mostrado he visto que la fotografía tiene sentimientos y para nosotros es un aprendizaje nuevo. También me han sorprendido cosas que nunca había visto, culturas que ni imaginaba que existían, niños que a pesar de las dificultades muestran sonrisas, ... que tienen curiosidad hasta por ver una maquina fotográfica.
Creemos que éste es el peor lugar del mundo y no es así, tantos otros lugares lo están pasando peor y ni por eso pierden la alegría.

HACIENDO DEL ARTE UNA GENERACIÓN

Diego nos explica que es un apasionado de los graffiti y nos habla sobre ello.

Tengo una propuesta para los jóvenes de la periferia que se llama “Haciendo del arte una generación” y pretende enseñarles como hacer de su talento algo que puede ser difundido, dar una imagen positiva, mostrar a la gente que vea el trabajo que el joven de la periferia no es un ladrón, no es un marginal que va ensuciando muros y paredes sino que puede ser un joven de talento y que no debe ser discriminado ni excluido por la sociedad.

El graffiti es la forma de expresarse del joven de periferia a través de grandes dibujos de estilo rap.
Para dibujar es necesario estudiar, analizar como hacer el dibujo, el graffiti puede parecer algo simple pero no lo es, se utiliza la perspectiva, hay que estudiar y buscar la técnica.

El graffiti puede ser una oportunidad de trabajo para los jóvenes con talento. Hay quienes nos contratan para hacer un dibujo en especial y es un trabajo muy bien pagado.

Es un hecho creativo y una posibilidad laboral, quiero animar a los jóvenes que están en casa sin saber que hacer a que se desarrollen a través del graffiti.

Más información sobre CIPÓ: www.cipo.org.br.



Recibe nuestro boletín mensual.
Email: