Juventud ciudadana en Fazenda Coutos


Salvador, 20 de noviembre de 2006.

Nota: Segundo de una serie de 5 artículos que iremos publicando sobre el trabajo de la ONG CIPO de Salvador de Bahía.
Primer artículo: CIPÓ – Comunicación Interactiva

A través de UNICEF y de la organización no gubernamental CIPÓ conocimos a Taíse y Ailton, dos jóvenes colaboradores que viven y realizan trabajos voluntarios en el Barrio Fazenda Coutos de la región del Suburbio Ferroviario de Salvador de Bahía (Brasil), para que nos expliquen la situación de este barrio de baja renta y en que consisten sus actuaciones.


Ailton de 20 años y Taíse de 24, jóvenes que muestran una gran madurez y solidaridad colaborando activa y voluntariamente en la mejora de las condiciones de vida del lugar donde viven.

Taíse: El barrio Fazenda Coutos es un lugar que tiene muchas deficiencias. Nosotros los jóvenes, sufrimos falta de oportunidades. Hay muchas casas que están localizadas lejos de las escuelas y las familias no tienen como pagar el transporte por lo que los niños dejan de ir a clase y surgen problemas de explotación sexual y trafico de drogas, incluso en edades muy jóvenes. Faltan proyectos sociales y espacios donde jugar. Aquí los niños/as no son niños/as sino adultos pequeños que tienen que trabajar duramente.

La mayoría de los moradores vive del comercio informal y el índice de desempleo es altísimo. Hay familias enteras con 10 u 12 hijos que viven de lo que les da la venta de cacahuetes y caramelos en los buses. Muchos niños van a clase durante un periodo del día y trabajan en el otro, otros muchos simplemente no van. En un estudio que hicimos con niños que trabajan y no pueden ir a la escuela nos decían que sentían falta de jugar pero que necesitan trabajar porque son parte importante del sustento familiar.

Ailton: Es una situación difícil pero el barrio no tiene sólo ese lado negativo, también tiene otro positivo. La carencia hace que se desarrolle la creatividad y el barrio es una fuente inagotable de creación, aquí hay diversos grupos que hacen sus exposiciones artísticas en las que los niños también participan. Es un barrio popular, rico en cultura, en diversidad, con mucho potencial y a la juventud sólo le falta un empujón, una oportunidad, para que pueda mostrar su capacidad, desarrollar su creatividad personal y también colectiva.

Hay proyectos sociales como el Círculo Solidario que se realiza en colaboración con CIPÓ, la formación de la Casa Brasil donde la juventud tendrá su espacio y los jóvenes podrán trabajar con diseño Web, fotografía, mantenimiento de ordenadores,... Es una forma de engancharles para que hagan un trabajo por la comunidad.

Nosotros estamos trabajando en actividades artísticas y culturales con niños y jóvenes en su tiempo libre para mantenerles lejos de la droga y la criminalidad. Sus trabajos son presentados en las calles para que los propios moradores del barrio los vean y los valoricen. También es una forma de rescatar su cultura, su propia identidad.

Taíse: Yo lo veo incluso desde el punto de vista personal porque tengo una hija de 3 años que es muy espabilada y activa y tengo miedo de que cuando crezca acabe yendo por malos caminos. Mientras está dentro de casa no hay peligro pero en la calle es diferente. Ya tenemos un grupo llamado PIN que desarrolla actividades para niños/as a partir de los 4 años, es bueno ver que se está trabajando por la integración social y cultural de los más pequeños.

Sabemos que fuera del barrio se dice que Fazenda Coutos es un lugar pobre donde sólo ocurren cosas malas pero no es cierto. Ailton y yo somos también parte de Fazenda Coutos y como podéis ver somos positivos, trabajamos mucho para que las cosas cambien. Pero esto es algo que parece no interesar, que nadie muestra fuera.

Ailton: La juventud también está articulándose. Ahora por ejemplo se ha unido para la creación de un blog comunitario, para poder mostrar ese lado positivo, la realidad del barrio, rescatar su historia y su cultura e intentar contrarrestar esa imagen negativa que los medios de comunicación tradicionales están divulgando. Se está creando también un núcleo de políticas publicas para que la juventud monitorice al gobierno y vea de que forma está ayudando a esta comunidad, de que forma están siendo distribuidos los presupuestos, que proyectos están siendo implantados, etc. En estos momentos la mayor lucha que tienen los jóvenes es conseguir una escuela de nivel medio en el barrio porque sólo tenemos una escuela de educación básica y los jóvenes están obligados a ir a otros barrios si quieren continuar estudiando.


Taíse muestra una enorme alcantarilla sin cubrir en la acera. “Ésta es la situación del barrio y al poder público no le importa” nos dice.

Pensamos también en la democratización de la educación, en como podemos mejorarla. A través del núcleo de políticas públicas discutiremos como está llegando a los jóvenes, y como podemos ayudar a la escuela a cambiar esa estructura formal del profesor delante y los alumnos detrás escuchando pasivamente.

La juventud y los lideres comunitarios estamos preparando un “mutirão”, un trabajo conjunto de limpieza del barrio para concienciar a los moradores sobre como conservar y mantener el barrio limpio.

No, Fazenda Coutos no tiene sólo el lado oscuro de pobreza y marginalidad que repiten los medios de comunicación, aquí hay una riqueza increíble de personas que quieren cambios, que quieren dignidad para su gente.

Taíse: La comunidad es capaz de mejorar, no tiene que esperar a que el gobierno decida hacerlo, o decida ayudarnos. La comunidad debe interactuar con la escuela, los padres tienen que involucrarse con sus hijos en la escuela durante todo el año, tienen derechos pero también deberes.

Me gustaría mencionar un trabajo que estoy desarrollando hace casi 4 años que no tiene que ver con infancia ni juventud pero creo que también es muy positivo, se trata de la reintegración de jóvenes y adultos que van desde los 15 años hasta los… 100. Les enseño a leer, a escribir, a convivir socialmente, conceptos importantes como políticas públicas, quienes somos,... hago un rescate de estas personas que en su momento no tuvieran acceso a educación.

Ailton: estamos pensando en crear gremios estudiantiles y mesas redondas para discutir con los futuros candidatos a concejales cuales son sus planes, sus soluciones para mejorar el barrio y enganchar a la juventud. Los jóvenes son seres sociales que deben decir lo que quieren para su futuro, deben exigir cambios, deben vigilar los proyectos, son quienes conocen el barrio y saben como actuar.

El mundo es grande y complejo, sabemos que nosotros no lo vamos a cambiar todo pero podemos cambiar al menos nuestro pequeño mundo, el que vivimos, es un trabajo de hormiga, y ya estamos en ello.

Más información sobre CIPÓ: www.cipo.org.br.



Recibe nuestro boletín mensual.
Email: