Pedaleando lado a lado


Recife, 6 de febrero de 2007.

Como todos los martes por la noche, los ciclistas nocturnos del grupo corujaqueira se dirigen al parque de la Jaqueira para realizar un recorrido por Recife. De uno en uno, por parejas o pequeños grupos vamos llegando gente hasta juntarnos más de 300 personas, a pesar de ser un “día fraco”, como nos dice Marcus, uno de los organizadores.

Los ciclistas-guías se reúnen para discutir los últimos detalles del recorrido de hoy mientras los policías de tráfico esperan en sus motos a que salga el gran pelotón. Llega la hora de la cita y comenzamos a movernos. El parpadeo de las luces rojas y reflectores (algo que Corujaqueira recomienda y tiene muy en cuenta) se extiende y comienza a serpentear por las calles de esta gran urbe casi silenciosas a esta hora de la noche.
El paseo es muy divertido, además de tener la oportunidad de poder conocer Recife de noche desde la bicicleta es una muy buena oportunidad de conocer gente aficionada a la bicicleta. Así mientras avanzas tranquilamente vas hablando con uno y con otro que va al lado.
De repente alguien nos saluda al lado y cuando miramos nos quedamos boquiabiertos. ¿Qué es eso? ¿Una bicicleta? ¿Un tandem? ¡En vez de ir una persona detrás de la otra van los dos juntos!

Así conocimos a Raimundo y Patricia. Después de una charla rápida mientras pedaleábamos aprovechamos en el breve descanso para hacerles la entrevista que te presentamos a continuación.

Raimundo, ¿Cómo surgió la idea de hacerte esta bicicleta?
Hace mucho tiempo vi en televisión un reportaje sobre bicicletas y me quedé encantado con una parecida a ésta pero las imágenes fueron muy rápidas y no pude ver los detalles del diseño y la mecánica. Hace unos 10 años encontré otro reportaje en una revista hablando justamente de esa bici en el que venía una foto antigua, de la década de los 30, que me sirvió de modelo.

¿Funcionó bien desde el principio?
Si, es que me gusta mucho la mecánica de las bicis y soy un manitas para estas cosas. Hace diez años que estamos andando con ella.

¿Qué puntos positivos y negativos tiene?
No veo ningún punto negativo, creo que todo es positivo. Me encanta poder estar lado a lado pedaleando con la persona que quiero y poder charlar e incluso darle algún achuchón. A veces la compañera afloja y tengo que pedalear por los dos, pero nada que no se resuelva con unas palabras cariñosas: “!Pedalea mi amor!”

¿Y en el tráfico?
Es ancha pero no tanto, más o menos un metro. No llega a molestar a nadie y normalmente los coches nos respetan.


La dirección de esta extravagante bicicleta es llevada por una de las dos personas, el otro manillar está fijo.


Detalle del juego de pedales de un lado.

¿Qué ventajas ves comparándola con un tándem convencional?
En los tandems convencionales quien va atrás pierde visión frontal y en ésta tenemos los dos la misma. Vamos charlando mientras vemos lo mismo.

Supongo que cuando os vean os dirán de todo.
Si, mucha gente tiene mucha curiosidad y nos para para charlar o hacerse una fotografía en ella. El otro día paró un coche y bajó un hombre para traernos una foto que nos había hecho en otro momento, fue una casualidad. Es una buena forma de hacer amigos y conocer gente.



Recibe nuestro boletín mensual.
Email: