Compartiendo experiencias


En las oficinas del PNUD (Naciones Unidas para el Desarrollo) de Salvador de Bahía coincidimos con Fred, un joven alemán que está apunto de regresar a su país después de realizar un libro recopilatorio sobre las mejores experiencias relacionadas con los Objetivos del Milenio en Brasil.

¿En que consiste el libro?

Tanto Naciones Unidas como los gobiernos o la sociedad civil hablan, cada uno por su lado, de sus publicaciones sobre la Campaña del Milenio, y creo que es un error porque esto limita al público. Por eso en Honduras, aprovechando que existen iniciativas que funcionan muy bien y podrían ser imitadas en otros lugares si fuesen conocidas surgió la idea de hacer un libro con una compilación de las que consideramos las mejores, independientemente de quienes sean los actores que las articulen. Le dimos un enfoque positivo porque desgraciadamente se critica demasiado, es lo más fácil. La primera vez que lo presentamos en Honduras fue un éxito, gustó mucho y se me invitó a repetir la experiencia en Brasil.

Ahora aquí en Salvador (Brasil) hemos hecho la estructura de este nuevo libro con 7 capítulos según los Objetivos del Milenio que aunque son 8, hemos preferido unir el 4 (Reducir la mortalidad infantil) y el 5 (Mejorar la salud materna) porque son muy parecidos (es muy difícil encontrar un proyecto que trate por ejemplo de la salud de la mujer embarazada y no trabaje en la reducción de la mortalidad infantil).

Presentamos las iniciativas en dos páginas, de una forma muy básica. Hablamos del contexto, de los objetivos, de la idea clave y entonces, dependiendo de todo esto, de cual es el plan de acción a seguir. Esta forma de presentación es interesante porque permite pensar: "¡Ah!, nosotros enfrentamos un problema parecido, podríamos intentar imitar esos procesos que parece que han funcionado en otro lugar". Es importante que sea la ONU quien esté detrás del libro porque da credibilidad a las experiencias escogidas. Además incentivamos la creación de una red dando la dirección de contacto al final del capítulo.

Escogimos 50 proyectos muy interesantes que trabajan en diferentes ámbitos. Tuvimos suerte aquí en Brasil porque gracias a que ya existían unos premios en este campo, teníamos hecha una selección de las mejores prácticas, lo que nos facilitó enormemente el trabajo. Hay que tener en cuenta que hasta que encontré otra persona voluntaria que me ayudó a terminar el libro he trabajado solo.

El próximo paso es organizar aquí un evento de lanzamiento del libro y poco a poco se comenzarán a divulgar las informaciones. Ya estamos trabajando para hacer la traducción al inglés. Realmente ha sido mucho trabajo.

¿Cómo conociste la Campaña de los Objetivos del Milenio? ¿Cuándo te empezó a interesar?

Cuando terminé el bachillerato en Alemania. Allá todavía el servicio militar es obligatorio y la alternativa era hacer el servicio civil. Tuve la gran oportunidad de hacerlo en el extranjero, en Venezuela. Fui a trabajar con niños en una aldea de una región pobre en las montañas, en la fundación Thomas Merle de la ciudad de Carúpano, frente a Isla Margarita, en el estado de Sucre, y allí fue donde descubrí mi vocación por el desarrollo. Cuando volví a Alemania hice los estudios, mi sueño era conocer mejor el trabajo de Naciones Unidas, y tuve la suerte de que me aceptaran para hacer las prácticas en Honduras, donde trabajé durante 4 meses. Allí siguiendo una idea de mi coordinador comencé a preparar el libro. Yo fui la única persona que seguí todo el proceso desde el inicio hasta el final por lo que después podría repetirlo y entonces surgió la idea de hacer lo mismo aquí en Brasil. También tenía interés en mejorar el trabajo, la primera versión siempre es un experimento. Hice un trabajo en Bolivia entre noviembre y enero y a partir de marzo estuve aquí en Salvador (Brasil) trabajando en el libro. Este ha sido mi primer contacto con la Campaña del Milenio, antes me había interesado pero era una cosa abstracta porque cuando se habla de los Objetivos en los medios sólo se dicen cosas como "son imposibles de alcanzar". He conocido como se pueden implementar, como están todas las acciones dirigidas para hacer alcanzar esos objetivos,… y creo que es posible alcanzarlos.

¿Como se debería explicar esto a la gente?

Los objetivos deben ser vistos como un potencial, como una meta común de todo el mundo. Muchos países están avanzando en los objetivos pero eso no es noticia, no se informa de que "ese país avanzó", por el contrario se dice "ese otro país declara que no podrá alcanzar los Objetivos para el año 2015", el fracaso vende y eso no ayuda.
Necesitamos metas ambiciosas para obtener los máximos resultados, eso es ir más allá de lo fácil. Claro está que erradicar la pobreza en África es muy difícil pero necesitamos tratarlo, juntar esfuerzos para avanzar. La movilización de las personas es muy importante, y hacerlo de una forma positiva. Martin Luther King dijo "I have a dream" (tengo un sueño), y consiguió mejorar la situación de su gente, hay que tener sueños, con la Campaña del Milenio deberíamos hacer lo mismo.
Para el futuro queremos hacer este libro en otros países, probablemente en África para que las personas se inspiren. No son sólo las organizaciones las que cambian el mundo, también los organismos de cooperación y también las personas comunes.

En tu opinión, ¿Cuál tendría que ser la evolución positiva de la Campaña?

Tenemos que tener en cuenta que sólo quedan 9 años para cumplir los Objetivos del Milenio por lo que es muy importante sensibilizar a la gente. El paso siguiente debería ser transformar todo ese conocimiento que se ha logrado con la sensibilización en acciones concretas que busquen el desarrollo, lo que es todavía un desafió mayor. El libro, por ejemplo, por mucha información e ideas que ofrezca no va a cambiar las cosas por si mismo, tiene que ser utilizado, hay que crear redes e incentivar a las personas que todavía no son protagonistas del desarrollo para que colaboren, porque cada uno puede contribuir, no sólo las asociaciones grandes o fundaciones sino cada persona puede involucrarse en alguna acción.
La campaña debe tratar además de promover formas de trabajo para cambiar el mundo porque si no aunque la gente conoce la Campaña, no participa. Hay que motivar a las personas porque es un gran potencial que solo tiene que ser liberado y la gente a veces no es conciente de que "yo también puedo participar", por eso también existe el programa de Naciones Unidas que promueve el voluntariado, porque cada uno después de hacer sus cosas puede dedicar un poco de su tiempo a mejorar el mundo.

La información ya existe ahora solo falta decir a la gente ¡Haz algo!

Más información: http://www.undp.un.hn/unv/60experiencias.htm