Entrevista a Pedro Zohrer


Río de Janeiro, 27 de julio de 2006.

7º Objetivo del Milenio: Garantizar la sostenibilidad del Medio Ambiente.

Como te hemos contado en otro artículo (Encuentro y evolución - (Brasil)) Pedro Zohrer es un joven ingeniero que nos ha maravillado tanto con el diseño de sus bicicletas reclinadas que hemos decidido llevar un tandem reclinado suyo.


Pedro y Luciana viajando en el mismo modelo de tandem reclinado que llevaremos nosotros a partir de ahora.

Pero este buen amigo carioca (de Río de Janeiro) además de diseñar y construir bicicletas tiene otras facetas interesantes relacionadas con la ecología que vamos a conocer en esta entrevista.


Pedro Zohrer con algunos productos fabricados con materiales desarrollados por él mismo.

¿Cual es tu profesión?

Estudié ingeniería mecánica y soy diseñador de productos, especializado en eco-diseño, en productos ecológicos.

¿Que características tienen estos productos?

Intento que no causen impacto ambiental, que estén relacionados con el reciclaje, con el reaprovechamiento de materias primas y con el consumo mínimo de energía durante el proceso de producción. En general estos productos siguen una línea de pensamiento llamada "de la cuna a la tumba", en la que desde la creación del producto, sea un vaso o una bicicleta, quien lo fabrica es también responsable de sus desechos. Si la persona que compró una bicicleta quiere tirarla, la industria que la produjo es responsable de los residuos que genera. Dentro de esta visión los materiales recirculan por lo que no retira recursos de la naturaleza, o si lo hace, en todo caso, trabaja con recursos renovables. Intento crear productos pensando también en el proceso, por ejemplo teniendo cuidado en que su transporte gaste menos combustible y por lo tanto tenga menos impacto en el medio ambiente.

¿Podrías hablarnos de alguno de estos productos?

Hace unos meses fui a Alemania a recibir un premio de desarrollo por la creación de una nueva materia prima hecha de papel reciclado, un material que sustituye a la madera y con el que se puede producir muebles, casas prefabricadas y diferentes productos para la industria como aislantes acústicos y térmicos.
Algunas resinas que desarrollé para formar este compuesto junto con la celulosa del papel se utilizan para combatir el fuego. El IBAMA que regula las cuestiones relacionadas con el medio ambiente en nuestro país está haciendo pruebas con este producto en Brasilia para verificar la viabilidad de utilizarlo en las reservas forestales porque no causa impacto ambiental y al mojarlo con agua el tiempo de resistencia al fuego se duplica. También se utiliza para crear tejidos que pueden ser utilizados para combatirlo, por lo tanto sirve tanto de prevención como para el combate contra el fuego. En breve se van a hacer pruebas con esta resina en el aeropuerto de Brasilia para comprobar si puede evitar los incendios de la maleza que ocurren en la época seca cerca de las pistas y que esporádicamente impiden su utilización.

¿Cómo está el mercado para este tipo de producto?, ¿Los productos ecológicamente correctos son económicamente viables?.

Una de las cuestiones actuales del conflicto entre industria y ecología es que la producción sólo considera los costes del lado humano sin tener en cuenta los ambientales. El asunto es grave, por ejemplo, cuando consideras un área devastada que causa la muerte de especies animales o vegetales y que incluso provoca cambios climáticos. Tenemos que entender que el sistema económico tiene un ritmo de producción y consumo a la máxima velocidad, pero la naturaleza no funciona así, lo hace de una forma equilibrada y sigue su propio ritmo por lo que no puedes exigir que un producto ecológico que utiliza materias renovables siga el ritmo de la industria. Hay una nueva carrera llamada eco-economía y dice que en el futuro no será posible producir nada sin considerar la ecología porque lo que la industria dice hoy que es inviable, lo es sólo bajo su punto de vista, pero no lo es entendiendo el sistema como un todo, considerando el ambiente. Un ejemplo claro es el del petróleo, una materia prima que se extrae del suelo y se transforma en combustibles y plásticos. Una simple bolsa de plástico económicamente es muy barata, sólo unos céntimos, pero es un gran error porque para fabricarla utilizamos un material que a la tierra le costó millones de años y kilowatts de energía solar. En realidad es un material ecológicamente caro y lo vendemos muy barato porque no pagamos a la naturaleza lo que le costó.
No es lógico que consumamos en pocos siglos lo que el planeta tardó millones de años en producir, no le damos a la naturaleza tiempo para que se recupere. El ser humano es una plaga como la de los saltamontes, devoramos los recursos de forma indiscriminada e irracional, estamos en un proceso de autodestrucción que sólo será frenado si los movimientos ecologistas son tomados en serio, esperemos que no sea demasiado tarde. La cuestión es que no sabemos lo suficiente sobre el equilibrio suave de la naturaleza para adivinar lo que va a ocurrir, de momento ya nos muestra algunos resultados de nuestros ataques como los cambios climáticos, plagas, proliferación de enfermedades,… porque con el calentamiento global estamos aumentando la humedad y el calor e indirectamente favorecemos el desarrollo y proliferación de virus y hongos, por lo que probablemente la humanidad no desaparezca debido a un cataclismo sino al ataque de estos pequeños organismos.

¿Qué opinas del abuso en el uso de los antibióticos?

Los antibióticos son naturales porque son hongos pero su uso indiscriminado rompe el equilibrio natural porque hace que las bacterias se vuelvan cada vez más resistentes y para combatirlas se necesitan antibióticos más fuertes. Con esta escalada estamos creando superbacterias que en el futuro probablemente nos darán muchos problemas. Abusamos de una tecnología que debería ser utilizada con parsimonia, pero cuando se habla de dinero parece que se rompe todo equilibrio porque el dinero es amoral e inmaterial y no puedes culparlo de nada, en realidad los culpables somos los humanos que lo usamos de forma inadecuada.

¿Hacia donde está yendo el ser humano?

No podemos continuar rompiendo el equilibrio de la naturaleza porque si no somos nosotros los que lo resolvemos, va a ser ella misma, y probablemente de una forma violenta que tal vez signifique incluso nuestra propia extinción. Es como una balanza que cuando está ligeramente desequilibrada es fácil de restablecer con pequeños pesos pero cuando la diferencia es muy grande, pequeñas variaciones provocan grandes oscilaciones.

Más información sobre el zorite: www.zorite.com

Más información sobre las bicicletas reclinadas zöhrer: www.zohrer.com.br



Recibe nuestro boletín mensual.
Email: