Inglid y Daniel

Nuestro amigo Ernani de Santo André (San Pablo) mando un email a la comunidad ciclista de Río explicando que íbamos para allá e Inglid y Daniel contestaron invitándonos a quedarnos en su casa. Además de ser una manera excelente de conocer una ciudad tan impresionante como Río de Janeiro, por supuesto, mucho mejor que estando en cualquier hotel, conocer y convivir con la pareja fue una experiencia maravillosa.

En estas líneas nos hablan sobre cómo es la vida en Río de Janeiro y de sus grandes aficiones, el vegetarianismo, las bicicletas reclinadas y la música. Puedes pinchar sobre cualquiera de ellos para ir directamente al tema o continuar leyendo.

Vida en Río de Janeiro y Niteroi
Alimentación y vegetarianismo
Bicicleta Reclinada
Música

Vida en Río de Janeiro y Niteroi

Río de Janeiro y Niteroi están a ambos lados de la bahía de Guanabara, separadas por pocos kilómetros. Inglid y Daniel, como otros muchos cariocas, viven en Niteroi, porque el precio de los pisos es más accesible que en Río, aunque luego tengan que trasladarse todos los días a la ciudad vecina en ferry (una excursión deliciosa de media hora) o en autobús o coche por el puente, una megaobra de 13 kms que cruza la bahía un poco más al norte del límite del mapa.

¿Como explicaríais como son Río y Niteroi desde el punto de vista social? ¿Cómo es la situación de vuestro barrio?

Inglid: Río es una ciudad enorme en un terreno lleno de pequeñas montañas. Normalmente la clase media y media-alta está en las partes bajas y la gente con menos recursos vive en las favelas (barrios marginados) que están en las laderas y partes más altas. La convivencia es más o menos harmónica porque existe un fuerte aislamiento, cada grupo social vive en su área e intenta no entrar en el otro. A nosotros, por ejemplo, no se nos ocurriría entrar en una favela, sería algo muy peligroso. A muchas de ellas ni la policía entra, las bandas tienen mucho dinero y compran armamento pesado que ni la policía tiene. Como ya sabéis, desde casa también solemos oír disparos, especialmente de noche, vivimos a escasos metros de una favela que está dominada por un grupo de traficantes, los hacen para demostrar poder, para mostrar que tienen armas, pero estamos acostumbrados a esta situación de vecindad.


Favela del Estado, en Niteroi.

Daniel: Paradójicamente estar cerca de la favela y del tráfico de drogas nos da seguridad porque a los vendedores no es interesante tener a la policía investigando por aquí, así que es una zona muy tranquila, sin robos ni violencia. La situación de Niteroi y Río es diferente, aquí la mayoría de las zonas de tráfico de droga son del mismo grupo, que se ha hecho fuerte y no tiene rivales, pero en Río los grupos son varios y se genera algo parecido a una guerra porque cada grupo intenta conquistar el territorio del otro.

Inglid: Vivimos una triste realidad porque los niños que podrían ser capaces de hacer muchas cosas en su vida entran en el mundo del trafico de drogas y terminan sus días muertos en plena adolescencia, con 15 o 16 años. Seguro que ellos desearían otro futuro pero no se les deja otra opción, sin formación, tienen que escoger entre ser miserablemente pobres o enriquecerse rápidamente y disfrutar del dinero y del poder de las armas. Hasta que no se invierta mucho en educación no cambiará todo esto.
Los vendedores son de la favela y los compradores de clase media o media-alta.

¿Como vive la clase media?

Daniel: La clase media aquí en Brasil está muy afectada económicamente. El poder adquisitivo baja porque los salarios no acompañan el coste de vida y por el exceso de impuestos. Pagamos muchos impuestos para escuelas, salud,... pero después el servicio público es inexistente o tan malo que para vivir mínimamente estamos obligados a pagar planes de salud privados, escuelas privadas,... al punto de que por ejemplo, el plan de salud para una persona mayor tiene el coste de toda su jubilación. Hay un estudio que dice que cinco meses de trabajo al año se dedican solamente para pagar los impuestos. Con este panorama, tener por ejemplo una casa propia es un sueño.

Artículo relacionado: “Un día en Río” .

Alimentación y vegetarianismo

¿Cuales fueron las razones para haceros vegetarianos?

Daniel: No tenía ninguna razón especial, nadie en la familia lo era y nunca había oído hablar del tema pero me empecé a interesar y a leer. El pescado no lo comía desde niño porque no me gustaba, y carne comía pero me estaba cansando así que pensé que sería fácil. El proceso de sustitución fue interesante porque antes era una persona muy difícil para comer, no me gustaba nada que fuera verde y cuando dejé la carne empecé a comer de todo, sobre todo verduras y legumbres en cantidad, y a disfrutar de ellas.

Inglid: Yo empecé a ser vegetariana por ideología, porque no me siento bien comiendo un animal, sobre todo pensando que puedo evitarlo. Además está probado que un pedazo de carne puede satisfacer el hambre pero no contiene todas las vitaminas y sustancias que el organismo precisa, algo que si posee un buen plato de verduras. Fui probando diferentes tipos de dietas vegetarianas y viendo como mi cuerpo se comportaba. Hoy soy lacto-vegetariana, a pesar de no consumir leche, sí como queso. Por nuestra experiencia es una alimentación adecuada para el deportista porque hacemos natación y ciclismo y nunca hemos tenido ninguna complicación.

Daniel: ¿Os habéis dado cuenta de que los vegetarianos suelen ser bastante tranquilos? Entre otras cosas tiene que ver con que el animal, cuando va a ser muerto está aterrorizado y tiene una descarga muy fuerte de adrenalina que queda en la carne. En los vegetarianos la cantidad de esta sustancia es más baja, tal vez por esto, porque sólo tenemos la que producimos nosotros mismos naturalmente. Imaginad el ambiente de la churrasquería y el de un restaurante vegetariano, ¿a que el segundo es más tranquilo?

No consumís azúcar refinada, ¿Por qué?

Daniel: Desconfiaba del azúcar porque tengo una amiga que es medico-homeópata y me decía que después de Pascua su consultorio siempre se llenaba de niños enfermos. Le pregunté si era por el consumo exagerado de chocolate, por el empacho, pero ella me explicó que no, que el problema es el azúcar que está en el chocolate, que baja las defensas.
Existe un libro que es una referencia en este asunto, se llama "Sugar Blues". Antes de leerlo no la consumía directamente, por ejemplo en el te, pero si lo hacía indirectamente en otros productos a los que se les añade azúcar y no la puedes sacar, como el pan, las galletas, etc. Después de leer el libro me convencí de que era importante reducir aún más su consumo, lo que no es nada fácil porque está presente en todo, hasta en la pasta dentífrica.

Inglid: El problema de los productos refinados es que hacen una desmineralización del cuerpo, por eso les llaman anti-alimentos, porque al contrario de alimentar, para poder ser asimilados sacan nutrientes del organismo. Es interesante lo que nos paso con los sabores, después de dejar de consumir azúcar percibimos que nuestro paladar había cambiado y sentíamos mejor los sabores, con más intensidad.

Daniel: Cuando el autor del libro, Willian Duffer, lo escribió, ya hace más de 40 años, él ya preveía que la sociedad estaba en una fase pre-diabética. Todos pensaban que eso era un absurdo pero ahora se esta confirmando. El azúcar es en cierta forma un vicio, una droga, cada vez endulzamos más y cuando lo tomas estimula, pero después deprime.

Inglid: Nosotros buscamos los productos integrales porque están más próximos a la forma de vida natural. Viviendo en nuestra sociedad, hoy en día es casi imposible tener una alimentación 100% saludable pero al menos lo intentamos.


Espectacular cena de sándwich de rúcula, tomate seco y pasta de soja en pan integral y “açai na tigela” en casa de Inglid y Daniel.

¿Qué opináis sobre el consumo de leche?

Daniel: Es interesante ver que somos los únicos mamíferos que tomamos leche en estado adulto, los animales sólo la toman en los primeros meses de vida. Hay líneas de estudios que dicen que el ser humano a medida que crece pierde la capacidad de digerir la leche, de hecho, muchos adultos tienen dificultades en hacerlo.

¿No pensáis que se come de más?

Inglid: Por supuesto, detrás de todo esto están las campañas publicitarias. Comemos en exceso por cuestiones emocionales como stress, depresión,... y acabamos sobrecargando al organismo. Normalmente cuando estamos bien comemos menos pero a medida que nos estresamos vamos aumentado la “dosis”, es un círculo vicioso, cuanto más comes más lento estás, más triste,...

Daniel: Fijaos que ni tan siquiera los deportistas necesitan comer mucho. Conocemos triatletas que son vegetarianos crudívoros, o sea, que sólo comen cosas crudas. Es una dieta muy restringida que exige estar bajo la supervisión de un nutricionista. También hay incluso boxeadores que son vegetarianos como Cassius Clay.

Artículos relacionados: “Restaurante Vegetariano en Rio de Janeiro” y “açai”

Bicicletas Reclinadas


Inglid probando un nuevo modelo de Pedro.

La bicicleta reclinada es aquella en la que vas más tumbado que sentado. Pedro Zohrer es un joven ingeniero de Río que se fabrico una artesanalmente hace más de 10 años, continuó con los amigos y ha terminado montando una pequeña empresa dedicada a ello (www.zohrer.com.br). Es divertido pedalear por la ciclovía de Río de Janeiro e ir encontrándote con gente que utiliza sus bicicletas tumbadas. Más adelante te presentaremos una entrevista muy interesante que realizamos a Pedro, y una buena sorpresa, de momento vamos a saber lo que Inglid y Daniel opinan de este tipo de bicicletas.

¿Por qué os gustan las bicicletas reclinadas?

Daniel: Yo llevo 10 años con ellas, empecé prácticamente cuando Pedro Zohrer comenzaba a fabricarlas, compré uno de sus primeros modelos. Me convenció un colega de la orquesta, lo hizo sin querer, me contó que fue desde Río a Petrópolis, 60 kms cuesta arriba, en 4 horas y llegó sin problemas, entonces pensé: "esa es la bici que quiero".
Algo interesante de esta bici es que no exige que pedalees todos los días para ponerte en forma y poder hacer un viaje, basta con pedalear los fines de semana.

Inglid: Si, nos encanta viajar con ellas, este tipo de bicicleta es muy relajada. Cuando salimos solemos pedalear un par de días y descansar uno, depende de lo que haya en las paradas. Nos gusta planificar, todo esta abierto a la improvisación pero es bueno planificar porque tenemos pocos días y nos gusta aprovechar el tiempo. Hoy encontramos mucha información en Internet o podemos preguntar a otros amigos que pedalean y así vamos informados antes de llegar a los lugares. La relación entre ciclistas aumentó mucho gracias a Internet, existen muchas listas de discusión sobre piezas, trayectos, intercambio de experiencias, etc. Siempre estamos en contacto con la gente.


Grupo de amigos/as ciclistas de Río que quedan para pedalear juntos. Muchos de ellos/as son “reclineros/as”.

¿Qué diferencias encontráis entre este tipo de bicicleta y el clásico?

Daniel: la reclinada es mucho más cómoda y puedes pedalear el doble de lo que harías en una bici normal. Fue lo que ocurrió con Inglid que no estaba acostumbrada a pedalear y cuando cogió la reclinada hizo con facilidad lo que no era capaz con la bicicleta que tenía hasta entonces y además, estaba preparada para pedalear más al día siguiente, notó un cambio radical.

Inglid: Para mí sobretodo es el confort, no buscaba ni aerodinámica ni velocidad, aunque también en eso es superior, pero me encanta la sensación de pedalear tan cómodamente. Además es una bici extraña, divertida, el hecho de llamar la atención también atrae la curiosidad y en cada parada la bicicleta es una excusa para iniciar una conversación con la gente.

Música

Daniel es violinista profesional, da clases de este instrumento y toca en varias orquestas de Río y Niterói.

¿Que significa la música para ti?

Daniel: Siempre fue algo mágico, creo que todavía no he conseguido entender su sentido pero si su importancia. La música me dice mucho, más que la religión, tengo amigos pastores evangélicos y les digo, "si dios existe, no sé si oye las oraciones de la gente, pero estoy seguro de que escucha la música". Digo esto porque hay una producción tremenda de música sacra que fue compuesta en nombre de la religiosidad, y creo que es mucho mas benéfica que la propia religión.
La musicalidad es inherente al ser humano, pienso que antes de empezar a hablar ya producía sonidos, alguna especie de música, pero no creo que sea un lenguaje universal porque la que proviene del Tíbet puede irritarte o la clásica para un indio puede no significarle nada. Es un medio de expresión ligado a una época y una cultura.
La música es un proceso educacional que en el pasado aquí en Brasil hacia parte del currículo y ahora desgraciadamente ya no lo es. Ahora los niños/as que tienen la posibilidad de estudiar música están muy por delante de los que no porque desarrolla una serie de habilidades, sentidos, percepciones y ritmos que formativamente son muy importantes. Es un gran aprendizaje, para mi tocar música es una unión con algo que no conocemos, que está más allá de nuestra comprensión, porque nos lleva a otro estado, a otra realidad que no sabemos explicar.

¿Por qué el violín?

Daniel: Empecé en la escuela tocando flauta, hace 25 años. Las escuelas públicas de Río por la tarde ofrecían actividades gratuitas como ballet, música o judo, algo que actualmente ya no se hace. Yo tocaba la flauta pero me mudé con mi familia a Petrópolis y empecé en una orquestra en la que faltaba un violín. El profe me convenció para probarlo “es un instrumento noble" me dijo y tiene más posibilidades de trabajo porque en una orquesta se necesitan varios. Como era niño creí en el "instrumento noble" y acepté. Fue un buen marketing y hoy se lo agradezco porque me profesionalicé y realmente es más fácil conseguir trabajo de violinista que de flautista.

Entrevista dedicada a los entrevistados, gracias por todo, Daniel e Inglid.

Recibe nuestro boletín mensual.
Email: