Chema el piloto y su bicicleta plegable

Estábamos en lo alto del Pan de Azúcar disfrutando de las increíbles panorámicas de Río de Janeiro cuando nos encontramos con lo último que esperaríamos ver allá arriba, una bicicleta. Para subir a lo alto de este peñasco no existe ninguna carretera ni camino, tan sólo un teleférico que suele ir lleno de gente por lo que la curiosidad nos venció y decidimos preguntar a su dueño cómo había llegado hasta aquí con una cleta. Tras dos frases en portugués y otras dos en inglés descubrimos que Chema es madrileño y pasamos directamente al castellano. Nos contó que es piloto de Iberia y que viaja en avión por todo el mundo llevando a donde va su bicicleta plegable.

Miyuki y Eneko: ¿Qué relación tiene la bicicleta con tu trabajo de piloto?

Chema: Realmente ninguna, el caso es que tengo 24 horas entre que llego a un destino y tengo que regresar por lo que aprovecho para traerme la bicicleta y conocer el lugar con ella.

¿Que ventajas te da la bicicleta?

Chema: Fundamentalmente moverte más libremente porque a pie es demasiado lento y depender de taxis es más caro e incómodo. Con la bicicleta plegable puedes ir a cualquier lugar porque la doblas y entras con ella, sin tener que preocuparte de donde dejarla. Aprovechas la autonomía de ir andando y la velocidad de la bicicleta, una combinación perfecta.

¿Cuántos modelos de bicicletas plegables conoces?

Chema: Están las desmontables y las plegables. Las desmontables se parecen más a una bicicleta convencional, son bicicletas que se desmontan esporádicamente. Tienen más rendimiento porque pueden llevar incluso ruedas de montaña, son más grandes y tardan más en montarse o desmontarse, unos 15 minutos, caben en una maleta normal.
Las plegables están hechas para desmontarse 5 o 6 veces al día de forma muy rápida, en 15 segundos, y son ideales para llevarlas de viaje porque la puedes llevar contigo.
Algunas marcas son Brompton, Verdi o Dahom que es un fabricante tailandés.
Dentro de las plegables tienes diferentes medidas, las de 12 pulgadas son realmente pequeñas y se pliegan más que la mía pero son más inestables porque cuando llegas a cierta velocidad comienzan a vibrar. La mía creo que es un buen equilibrio porque te permite ir a velocidad, incluso bajar puertos, y al mismo tiempo se pliega bastante. Con un poquito más de tamaño vas a bicicletas con cambio completo de 7 marchas y 3 platos o con bujes que tienen dentro el equivalente a 21 marchas y que ya te permiten hacer viajes largos, pero son un poquito más grandes y no entran en una maleta normal, caben en unas maletas especiales que las compañías aéreas te permiten facturar pero te cobran algo más.

¿Te parece que este tipo de vehículo plegable podría solucionar los problemas de tráfico en las grandes ciudades?

Creo que en el entorno urbano son el futuro. Son ideales para desplazarte con ellas en el transporte público y moverte rápidamente por la ciudad. Son muy cómodas. Además son limpias porque los cambios están integrados dentro del buje y no sueltan aceite. Yo llevo siempre la mía en el maletero del coche. Cuando llego a Madrid y aparco tengo mi bici preparada en 15 segundos para ir tranquilamente a cualquier sitio, es mucho mejor que mover el coche y volverte loco buscando aparcamiento. Cuando la compre creía que la iba a llevar solamente en los viajes pero ya le hecho 3000 kilómetros.

¿Has encontrado problemas alguna vez para meterla en algún lado?

Nunca. Fijaos por ejemplo que con la paranoia que tienen ahora en Estados Unidos con la seguridad subí con ella al Empire State y en los detectores de metales y otros controles al ver que era una bicicleta sonreían y me dejaban pasar.

Recibe nuestro boletín mensual.
Email: